Tuesday, October 18, 2005


PERROS VAGOS, ¿PROBLEMA DE TODOS?

Ya me resulta común, estando directamente relacionado con los animales, escuchar comentarios de todo tipo respecto de los perros vagos de nuestra ciudad. Es más, la prensa local dicta sentencia al tema con artículos y fotografías que más que crear una clara conciencia del problema, siendo esa su intención, parece consagrar como algo natural el vagabundeo de animales ante la mirada de los pobladores. En esta oportunidad no hablaré nada relacionado directamente con una enfermedad de nuestras mascotas y postergare un par de pedidos de unos lectores de mi columna con el fin de intentar girar la mirada de todos, incluyéndome, pues como ya he insinuado, parece ser que el ver un perro vago es un cartel característico, novedoso y llamativo de la comuna de Villa Alemana.
No es precisamente un perro el que me ha motivado a escribir sobre ellos, sino un, a simple vista, apacible ciudadano que pateo a uno de ellos por estar destrozando una bola de basura a pocos metros de un supermercado, en pleno centro de la comuna. Le pregunto a ese ciudadano modelo y a cuantos otros que velan por la hermosura y limpieza de las calles, ¿es culpa del perro?. Analizándolo veremos que no y que él lo único que hace es seguir su instinto básico de alimentación y procreación, el mismo que tenemos todos.
Más de alguna persona me ha dicho que el problema radica en que las autoridades no han puesto cartas en el asunto, que la protectora de animales no cumple bien su rol y que incluso nosotros, los Médicos Veterinarios, deberíamos hacer algo. Ante esto les puedo decir que la caridad siempre comienza por casa, ya que resulta muy fácil actuar de buen samaritano sembrando ideas e ilusiones de una ciudad sin perros vagos y no hacer absolutamente nada al respecto e incluso derivar responsabilidades y culpas a terceros. Claramente los perros vagos son un problema de todos, y como tal, todos en conjunto debemos actuar.
Soluciones: soluciones hay muchas pero todas involucran inversión monetaria y de tiempo, pues a mi entender no existe una solución económica y rápida que elimine el problema de raíz. Si miramos los países desarrollados vemos la gran diferencia que existe en la mentalidad de los habitantes respecto a la tenencia responsable de mascotas, y es ese el principal flagelo que debemos combatir en nuestra sociedad y mentalidad tercermundista, porque aunque nos creamos los jaguares de Latinoamérica, les puedo decir por experiencia personal, que en cuanto al cuidado y respeto hacia los animales, estamos a años luz de serlo, incluso a nivel Latinoamericano. Es en este aspecto en el que colaboramos todos, en la educación y conciencia social civilizada de las futuras generaciones.
Muchas veces he escuchado en la clínica a personas decir que la solución es matar a todos los perros que anden en las calles, de inmediato rebato diciendo que esa es una solución momentánea. Si bien es cierto, en algunos casos de enfermedad terminal apoyo la eutanasia (muerte sin dolor), no es así en todos, debido a que por mucho que matemos a la totalidad de los perros callejeros, al cabo de unos meses volverán nuevas generaciones a poblar las aceras debido principalmente a la inconciencia e ignorancia sobre el cómo tener una mascota, o simplemente a la indiferencia frente al bienestar comunal. Resulta que para muchos un par de perros representan una buena alarma contra ladrones, pero cuando esa alarma procrea, multiplicando las bocas a alimentar, es más fácil y económico dejar los cachorros en la calle, o bien, otros tantos ciudadanos modelos y preocupados de la higiene de las calles dejan a libre albedrío durante el día a sus canes, tiempo durante el cual la naturaleza juega su rol y estos animales “con dueño” se procrean. Ante esto veo como la eliminación no es el método más acertado.
Otra solución válida sería implementar caniles y esterilizar tanto a hembras como machos, recogiendo a todos los animales vagabundos. Esta parece ser la opción ideal para quienes, como yo, se oponen a la eutanasia, pero lamentablemente es costosa ya que requiere de implementación e inversión médica más los costos de alimentación. Además resultaría igualmente inútil si no se educa a la población, pues llegaría al punto de saturación, tal como actualmente se encuentran los caniles de la sociedad protectora de animales.
¿Cuál es la solución?: A mi parecer la solución existe en, como dije antes, la colaboración de todos. Comenzando por el gobierno y el poder judicial, los que deben promulgar leyes efectivas contra el maltrato y tenencia irresponsable de los animales, multando a quienes dejen a sus perros vagar por las calles, lo cual también representa un maltrato animal, pues todo quien tenga una mascota debe velar por su integridad sin provocarle sufrimiento. Por la Municipalidad de cada comuna, la que debe enfatizar la educación con campañas de tenencia responsable de mascotas y corregir las falencias aportando los recursos necesarios para terminar con el problema, además de la efectiva fiscalización del cumplimiento de la normativa vigente. Las juntas de vecinos por su parte pueden jugar un rol fundamental al postular proyectos orientados a la esterilización de las perras (principalmente). Los colegios pueden comenzar a ver esto como un problema futuro y no curable con la matanza de los animales, sino con la educación de sus pupilos. Y por último, el honorable ciudadano modelo que pateo a ese perro callejero se podría preguntar cómo él, siendo un ser racional, puede ayudar a minimizar de a poco este problema, sin llegar al extremo insensible e irracional de pensar que con una patada va a hacer que el perro en una próxima oportunidad no destroce una bolsa de basura. Seguramente, después de analizarlo por un minuto, llegará a aportar con un granito de arena razonable, tal como yo lo he intentado hoy con esta columna.
Dejo en claro que no he querido ofender a nadie, ni siquiera al señor futbolista, es más, mi única intención es intentar crear real conciencia del problema actual, el que día a día aumenta y aumentará si no se comienza a hacer algo concreto. Se podrán matar los perros, pero insisto que la solución definitiva no va por ese camino. Finalmente me gustaría recibir ideas o inquietudes que puedan ayudar a minimizar la población canina vagabunda futura, y ante esto llamo a juntas de vecinos, e incluso a la municipalidad a acercarse a fin de aportar todos juntos con el grano de arena que logrará, sin lugar a dudas un bienestar para toda la comunidad.

2 Comments:

Blogger czsgdwqtxf said...

Hi, I like the stuff here, keep it up.

I have a ##make money online## site. It pretty much covers ##how to make money online## related stuff.

Wish I can see you there.

7:14 AM  
Blogger Derechos Animales said...

En fin...esto sólo terminará cuando cada uno se haga cargo de sus animales...

9:34 AM  

Post a Comment

<< Home